Lo prometido es deuda

Lo dicho, lo prometido es deuda y no quería dejar de enseñaros cómo quedaron  las pantuflas de punto de Quique, tal y como os prometía en el post en el que os expliqué el patrón.

Babuchas en construcción
La lana que he usado me encanta porque es muy suave y amorosa, pero creo que a la larga no va a ser la adecuada para unas pantuflas porque con el roce los pelillos se convertirán en pelotillas… así os aconsejo elegir una lana más fuerte.
Esta vez no las he decorado con botoncitos porque Zipi me ha dicho que las dejara así, que él ya es mayor para eso (el pavo preadolescente llama a su puerta , qué miedo…), y la verdad es que quedan incluso más rústicas, vamos que no descarto hacerme unas de un 41… jejeje
Ya me contaréis qué os ha parecido y si os animáis a probar!

Babuchas

 

2 pensamientos en “Lo prometido es deuda”

  1. Oooohhh que preciosas!!!!
    Nunca se me ha dado bien el punto… pero debería volver a probar, darle otra oportunidad y echarle mas paciencia. Mi madre siempre me ha dicho que a ella le ayuda mucho a calmar los nervios ¿será verdad? A mi me vendría genial ahora mismo.

    1. intentalo! no te quedes con las ganas, yo he hecho varias intentonas hasta que le he cogido el gusto! la verdad es que los tutorialesnque hay ahora en internet son una maravilla! ya me contarás!😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *